...

...

lunes, 1 de febrero de 2016

VIRGEN DE LA PIEDRA




El santuario se ubica en La Isla, localidad ubicada a 22 km al norte de Combarbalá, región de Coquimbo, Provincia de Limarí, Chile,  a 904 msnm, distante a 134 Km de Ovalle.
El misterio de su aparición se explica mediante una leyenda: En el año 1910,  una muchacha de la comarca, al no recibir aprobación de su madre para casarse con un joven agricultor, se fuga de su casa, dirigiéndose hacia el sector de La Isla. Su madre, al seguirla y no encontrarla, la maldice con estas palabras: “Así como las piedras te protegen, en piedra te has de convertir”. La joven nunca es hallada, y, luego de un tiempo, en un frontón rocoso aparece una forma humana femenina, de color más claro que el entorno, que, desde lejos, se asemeja a la figura de una virgen con un vestido frondoso.
En el año 1935, don Gabino Mateo Castillo, es uno de los primeros lugareños en asociar la forma de la piedra con la imagen de la Virgen María.
Se da inicio así a una devoción y peregrinación de una gran cantidad de fieles. Por el territorio se multiplican relatos de milagros atribuidos a la particular imagen. La gente, con el tiempo, deja en el lugar una variada cantidad de placas agradeciendo favores, además de flores, regalos y velas. Devoción que no es aprobada, en un principio, por la Iglesia Católica de Combarbalá, quienes lo consideran un acto pagano. Cuentan que el Párroco de  aquellos años, P. Pedro Muranda, constatando la creciente fe de los parroquianos en esta imagen, un día, se dirige al lugar, con la intención de dinamitarla; pero, en el camino, el caballo se espanta, lo lanza al suelo y se fractura una pierna. Este hecho es considerado por los lugareños como un castigo divino.
Con el tiempo, el lugar se acondiciona con rampas y barreras pasamanos, para el acceso seguro y ordenado de los peregrinos y se construye un arco de concreto que hace destacar la imagen desde la lejanía.
Aunque es visitada por fieles y turistas durante todo el año, la fiesta de la Virgen de la piedra se realiza el 3 de mayo, a la que acuden más de veinte mil peregrinos de toda la provincia del Limarí y de otros lugares lejanos, destacándose la participación de numerosos bailes de chinos que aportan ritmo, colorido y alegría. 
Como fiesta religiosa de la región de Coquimbo, ocupa el tercer lugar en importancia, luego de Andacollo y Sotaquí.

viernes, 1 de enero de 2016

TRADICIONES

Saltar una escoba en la boda
Tradición  africana y afroamericana
El salto sobre una escoba se realiza para que la pareja permanezca unida para siempre y sean fértiles en la procreación. El varón de mayor edad, que esté presente en la ceremonia, debe colocar la escoba, para que los novios, cogidos del brazo, salten unidos por encima de ella, sellando así su mutua fidelidad. Los recién casados deben llevársela a casa y guardarla hasta que se complete el ciclo lunar en el que se encuentren. Después de ese tiempo, se debe colocar detrás de la puerta de entrada de la casa, para proteger el hogar de cualquier maleficio externo que haga peligrar la vida en común de la pareja.

Romper una copa en la boda
Tradición judía.
Al finalizar la ceremonia de un matrimonio judío, el marido pisa y rompe con energía una copa de vidrio. Apenas se escucha el ruido de la quebrazón, los asistentes gritan fuerte: ”¡mazal tov!  (felicidades  y/o  buena fortuna)
La explicación más conocida y aceptada es que, con este acto, se conmemora la destrucción del Beit Hamikdash, el gran Templo de Jerusalén. Aunque algunos lo atribuyen al recuerdo de los momentos trágicos que ha vivido, en su historia, el pueblo judío.
Otra explicación, muy cercana a ésta, es el recuerdo de todos los momentos tristes, sea como pueblo o individualmente, y para tomar conciencia que en la vida tenemos alegrías y pesares.
Otro significado es que la copa (que, si bien no siempre se cumple, debe ser, por tradición, de cristal), representa la fragilidad del matrimonio. Con un simple pisotón, se puede quebrar y, una vez rota, es dificilísimo pegar sus partes e intentar dejarla como estaba. La pareja debe cuidar su relación como si fuese una frágil copa de cristal.
Existe otra explicación, más simple pero igualmente aceptada, que se expresa, más bien, como un deseo: “Si algo se va a romper, que sea la copa y no la pareja”.

Rasgar vestiduras en un funeral
Tradición judía
La expresión de dolor más significativa del judaísmo es la rasgadura de vestiduras en el funeral de un ser querido. La Biblia menciona varias ocasiones en las cuales algunos personajes lo hacen:  Jacob, cuando vio la vestimenta ensangrentada de su hijo José, David cuando se entera de la muerte de Saúl y otras.
Es una catarsis, una necesidad emocional, por el duro momento de la pérdida de un ser querido, que  le permite al deudo expresar su dolor a través de un acto de destrucción, religiosamente estipulado, controlado y discreto.

martes, 1 de diciembre de 2015

LICEO POLITÉCNICO DE OVALLE



Se funda el 8 de septiembre de 1941, en un local ubicado en calle Vicuña Mackenna, como “Escuela de Artesanos”, con especialidades en: Mecánica general, Electricidad y Carpintería.
1950: Obtiene categoría de “Escuela Industrial” de 2ª clase, con tres años de estudios, con las especialidades de inicio. Luego, entre los años 56-59, se suma Mecánica Automotriz.
1959: Adquiere rango de “Escuela Industrial” de 1ª clase, extendiendo los estudios a cinco años.
1969: El local de Vicuña Mackenna es devastado por un incendio.
1970: Se construye un nuevo edificio en la calle Lord Cochrane N° 451, en la parte alta de la ciudad, con la denominación “Instituto Politécnico de Ovalle”, con especialidades en: Mecánica de Máquinas Herramientas, Electromecánica, Construcción Habitacional y Comercio, (esta última funciona sólo hasta el año 1979). En el local siniestrado de Vicuña Mackenna,  se crea el “Hogar Estudiantil”, que alberga a estudiantes de pueblos rurales de la provincia del Limarí.
1980: Cambia de nombre, por: “Liceo Politécnico” B-11.
1992: Nuevamente cambia de nombre, por: “Liceo Politécnico de Ovalle”.
2016: Cumple 75 años impartiendo Educación Media Técnico Profesional en la Perla del Limarí, y cuenta con especialidades en: Edificación, Construcciones Metálicas, Dibujo Técnico, Electricidad, Electrónica, Mecánica Automotriz, Mecánica Industrial y Montaje Industrial.
Los egresados, luego de una pasantía en su campo laboral específico e informe de práctica,  reciben un Diploma que los acredita como Técnicos de Nivel Medio.

HIMNO ORIGINAL DE LA ESCUELA INDUSTRIAL DE OVALLE

Letra: Carlos Cortés
Música: Jorge Valenzuela Muñoz (1924-1993) Profesor de Educación Musical.

Numen de gloria, luz sempiterna,
fuerza fraterna la Escuela es,
alzad las almas dignos hermanos,
sois industriales, hombres de bien. (bis)

Levantad la cerviz industriales,
y enfrentemos la lucha tenaz,
que de Chile el pendón soberano,
surgirá del progreso industrial.

Nuestras voces en canto potente,
sean soplo de luz eternal,
que nos brinda la estrella de oriente,
al mostrarnos su senda de paz.


Un recuerdo especial para emblemáticos Profesores e Inspectores del IPO de los 70’s: Marta García, Luis Guiraldes, Mateo Yuras, Tomás Pearson, Efraín “Pacho” Díaz, Primitivo Rodríguez, Luis Narea, Mario Cortes, “Becerrita”, Ignacio Jalaf, el “Pollo” Miranda, y muchos otros. Algunos ya no están con nosotros, pero, entre los que fuimos sus alumnos, su memoria permanece.

domingo, 1 de noviembre de 2015

P. JOSÉ STEGMEIER

Joseph Benedickt Stegmeier Schwenger, nace el 16 de abril de 1910, en Schwaebisch Hall-Steinbach, Alemania.
A los 18 años de edad, siente el llamado al Sacerdocio e ingresa al Convento Benedictino de ST. Otillien, el 17 de julio de 1929, del cual, luego de un tiempo, se retira. Ese mismo año, recibe, desde Chile, una carta del Hno. Peter Horn, quien le comunica que el Obispo de La Serena, lo invita a ingresar al Seminario, que estaba dirigido por Sacerdotes alemanes, ofreciéndole formación gratuita e incluso, le paga el pasaje.
Desde el puerto de Génova (Italia), el 8 de octubre de 1930, aborda un Vapor que lo traerá a nuestro país. Llega a Valparaíso el 12 de noviembre y, al día siguiente, arriba al puerto de Coquimbo, para trasladarse a La Serena y comenzar sus estudios eclesiásticos en el Seminario Conciliar.
Es ordenado Sacerdote, el 28 de noviembre de 1937, por imposición de manos del, entonces, Obispo de La Serena, Mons. José María Caro (1866-1958).
Celebra su primera Misa, el 6 de enero de 1938, en su pueblo natal. Luego de dos meses, regresa nuevamente a Chile, pero esta vez, viene con su hermana Hedwing Stegmeier.
Asume la Parroquia de Sotaquí el 1 de marzo de 1939, cuando cuenta con 29 años de edad, donde siempre es acompañado por su hermana Hedwing y su secretaria parroquial, la Srta. María Solís.
Es el Cura Párroco del Santuario del Niño Dios de Sotaquí, por treinta y siete años, recorre, a lomo de burro, en bicicleta, moto, furgón, hasta en un tractor, todos los pueblos de la comarca. Es gestor de la construcción de Capillas en El Tome, El Palqui, El Guindo, Huallillinga, Carachilla y muchas otras, las cuales son edificadas con aportes económicos de Alemania.
También es el precursor de significativos adelantos en el pueblo de Sotaquí: agua potable, luz eléctrica, Escuela pública (que hoy lleva su nombre), pavimentación de calles, el huerto de los paltos, etc.
Hace entrega de la Parroquia el 8 de febrero de 1976, cuando cuenta con sesenta y seis años de edad, aduciendo problemas de salud, pero continúa en Sotaquí, ejerciendo como Sacerdote emérito.
Es investido Canónigo de la Catedral, el 3 de marzo de 1985, en reconocimiento a su servicio pastoral.
Fallece el 20 de julio de 1999, a los ochenta y nueve años de edad.

jueves, 1 de octubre de 2015

HUMEDAL DESEMBOCADURA RIO LIMARI

 Fotografía: Horacio Parragué

En la región de Coquimbo, en el borde costero cercano a la ladera sur del parque Fray Jorge y a la caleta El Toro, el rio Limarí, al fusionarse con el mar, genera este fenómeno de la naturaleza de una extensión, aproximada, de sesenta y ocho hectáreas.
Desde Ovalle, se llega por la ruta 5, frente al km. 358, a la altura del ingreso a Peñablanca, donde se debe internar unos dieciocho kms. por un camino de tierra.
En el lugar se puede observar  una abundante flora nativa: arrayán, guayacán, olivillo, tricahue, azulillo, y una variada cantidad de aves: becacina, gaviota garuma, huairavillo, garza cuca, cururo, pato cuchara, cisne coscoroba, cisne cuello negro, cuervo pantano, entre otros.

martes, 1 de septiembre de 2015

FUNERAL NOCTURNO




La tradición de los Bomberos de Chile, de realizar los funerales de noche, nace en Valparaíso, a finales del segundo mandato del Presidente Manuel Montt, cuando el país vive una crisis política conocida como la “Guerra civil de 1859”.
En ese ambiente de conflictos, en el que surgen manifestaciones ciudadanas en contra de un gobierno dictador, los voluntarios de la 3ª Compañía de Bomberos de Valparaíso son considerados antigobiernistas, debido a que su Director, don Ángel Custodio Gallo Goyenechea, quien también es Diputado por Valparaíso, es hermano de uno de los líderes más destacados de la rebelión: don Pedro León Gallo Goyenechea.
El 12 de abril de 1859, en la 3ª Compañía, lamentan la muerte del voluntario Domingo Segundo Espiñeira. Desgraciadamente, en esos días, los “tercerinos” se encuentran sin Director y su plana mayor, porque, don Ángel Custodio, así como el capitán Juan J. Rodríguez y el Teniente Manuel A. del Rio, en una protesta callejera, habían sido arrestados. Otros oficiales debieron ocultarse o autoexiliarse, como hace el Secretario, don Octavio González Raimundis, quien escapa hacia el Perú.
Las autoridades del puerto niegan el permiso para realizar las exequias, por considerar que un funeral es un acto público masivo. De ellos mismos surge la propuesta: “entiérrenlo de noche”, para evitar problemas. 
A la una de la madrugada, en pleno toque de queda, los  voluntarios de la 3ª Compañía de Bomberos de Valparaíso, dan inicio al cortejo fúnebre de su compañero, alumbrados con antorchas, naciendo así una tradición que perdura, desde hace más de ciento cincuenta años, en los Bomberos de Chile.

sábado, 1 de agosto de 2015

MICAELA CAMPOS

Nace en La Serena, el 28 de noviembre de 1796, hija de don José María Campos y Galleguillos y doña Dolores Gaviño y Rojas. Es bautizada, al día siguiente de su nacimiento, en la Parroquia El Sagrario (actual de La Merced), de La Serena, siendo sus padrinos el Dr. Gaspar Marín y doña Juana Marín.
El 31 de julio de 1818, contrae matrimonio con don Juan Antonio Perry, originario de Shropshire, Inglaterra, en la Parroquia San Antonio del Mar de Barraza, unión de la cual nacen cuatro hijos: Tadeo, Antonia, Rita y Manuel.
El 22 de abril de 1831, la Asamblea Provincial de Coquimbo, encabezada por don Jorge Edwards, decreta la fundación de  la Villa Ovalle, en honor a don José Tomás Ovalle Bezanilla (1778-1831), vicepresidente de la República, quien había fallecido un mes antes.
La nueva ciudad debía ubicarse en algún punto equidistante entre Combarbalá y La Serena, entre  cordillera y mar. Tras descartarse la aldea de Sotaquí y el fundo Limarí, se opta por Tuquí bajo, tierras de propiedad de doña Micaela Campos, quien hace una donación al Estado, permitiendo el nacimiento de la ciudad de Ovalle.
Doña Micaela, enviuda en 1857 y, finalmente, fallece en la ciudad de Ovalle el 3 de abril de 1884, a la edad de 88 años. Sus restos yacen en la Parroquia San Vicente Ferrer.
Micaela Campos y Gaviño es abuela de Miguel Aguirre Perry, héroe de la Guerra del Pacífico.