...

...

viernes, 1 de mayo de 2015

VALLE DEL ENCANTO (II)


 Máscara Rey de Socos

Petroglifo de dibujo lineal de esquematización antropomorfa, de un rostro cuadrangular, con una marcada influencia incaica, con atavío cefálico, sugiriendo un tocado o tiara semicircular, decorado con diseños sinuosos, radiados o escalonados. Los ojos son delineados mediante óvalos, la nariz y cejas con líneas continuas, la boca, sencillamente, no se dibuja.
La técnica es grabado profundo y picado, ejecutada mediante una cuña de piedra, tipo cincel, con punta roma.
El diseño de éste y otros petroglifos del lugar, ha determinado que estudiosos, arqueólogos e investigadores denominaran a este particular arte rupestre como “Estilo Limarí”

miércoles, 1 de abril de 2015

COLEGIO SAN VIATOR


La “Congregación de los Clérigos de San Viator”, formada por Sacerdotes y Hermanos, es fundada por el Padre Louis Joseph Querbes, en Vourles, localidad cercana a Lyon, en Francia, el 3 de noviembre de 1831, con la finalidad apostólica de la educación cristiana, la creación de comunidades de fe, la promoción de la liturgia y la atención a los menos favorecidos.
Llegan a Ovalle en el año 1963, desde España, donde fundan el Colegio en calle Antonio Tirado N° 330, junto a la Parroquia “El Divino Salvador”, que estaba a cargo de los Padres Franciscanos Belgas.
  • 1963: 4 de marzo: Inicio de actividades, con el nombre de Escuela Particular N° 97 “El Salvador”, sólo con el ciclo de Enseñanza Básica, siendo su primer director el Hermano César Elorrieta Foronda.
  • 1969: Se da inicio a la Enseñanza Media.
  • 1971:  El establecimiento cambia el nombre por: “Colegio San Viator”.
  • 1972: Primera Promoción de egresados de 4° Medio, compuesta por 20 alumnos.
  • 1980: Los Franciscanos dejan la ciudad de Ovalle y los Clérigos de San Viator asumen la Parroquia “El Divino Salvador”.
  • 1993: Se constituye Colegio Mixto, al integrarse las primeras alumnas en primer año básico.
  • 2005: Se da inicio a la Educación Preescolar.
  • 2011: Se inaugura el nuevo y actual edificio.

domingo, 1 de marzo de 2015

FLETE

Del francés fret, el flete está vinculado al alquiler de un medio de transporte. Aunque el término también puede hacer referencia al precio por el alquiler, a la carga que se transporta o al vehículo utilizado, por lo tanto, se lo utiliza con diferentes acepciones, según el país:
En España, es el precio estipulado por el alquiler de una embarcación.
En Argentina, puede ser el transporte de mercadería, el vehículo utilizado para ello o un caballo de montar.
En Venezuela, Costa Rica y Guatemala, es el valor que se cobra por trasladar mercadería.
Un falso flete es una cantidad de dinero que se abona cuando se no se utiliza una nave o la parte de ella que se ha alquilado.
En la mayoría de los países latinoamericanos, el fletero es la persona que se dedica a hacer transportes o a trasladar mercancías y/o personas en su vehículo.
En Cuba, en cambio, una fletera es una prostituta callejera. El término flete, por lo tanto, alude a su cliente.

miércoles, 4 de febrero de 2015

ESPECIES EN EXTINCIÓN (II)

Brasero
Por muchos años, fue la única forma de calefacción al interior de las casas. Generalmente, era de hojalata o fierro. Podía ser cuadrado, rectangular o circular y servía también para hacer hervir la tetera, calentar el pan, hacer churrascas y hasta mantener un plato de comida caliente. Era necesario encender el carbón fuera de la casa, por el peligro de las emanaciones de dióxido de carbono,  ayudado por el maricón (un tarro de conserva sin tapa ni base), que con su forma de cañón, mejoraba a la circulación del aire, lo que hacía que las brasas se encendieran más rápidamente.

Bacinica
Un recipiente en forma de taza, empleado para depositar necesidades fisiológicas básicas del ser humano. Solía situarse bajo la cama o la mesa de luz, para poder utilizarla de noche sin necesidad de ir al baño (que en el campo, estaba fuera de la casa). Eran fabricadas de cerámica, loza, hierro y diversas aleaciones. Hoy encontramos sólo de plástico, para ser utilizadas por niños  pequeños, que ya han dejado de usar pañal, para los cuales, el inodoro resulta ser muy grande, incómodo y peligroso. En Venezuela, se le llama «vaso de cama». En México y Chile se le llama «bacinica» o «nica», además de conocerse, popularmente, como «pelela».

Vianda
Según la RAE, vianda es “una ración de comida”, pero en nuestro país, se le llama así al envase, fabricado antiguamente de peltre, loza o aluminio y constituido por tres o cuatro compartimientos unidos por un sujetador, en el que se transportaba comida fría o caliente. Hoy se puede encontrar una gran variedad de loncheros de plástico o vidrio (tapers), e incluso, térmicos. A pesar de que los materiales han cambiado y también la forma de los mismos, el término pasó a generalizar los recipientes donde se transporta comida  en pequeñas porciones.

Plancha a carbón
Las primeras planchas eran de hierro macizo y se calentaban directamente sobre el fuego del brasero. Era común que se utilizaran dos planchas, mientras que con una se iba realizando la tarea, la otra permanecía en el fuego calentándose.
Luego aparecieron las planchas a carbón, cajas metálicas de hierro, que se cargaban directamente con el carbón encendido, con algunos agujeros para que pudiera salir el humo. En la parte superior poseían un mango de madera, para prevenir quemaduras y poder desplazarla sobre la ropa.

sábado, 3 de enero de 2015

FRASES TIPICAS DE OFICINA


Acá hay tres clases de gente: la que se mata trabajando, las que deberían trabajar y las que tendrían que matarse.

Mario Benedetti

-         ¿Alguien quiere un cafecito?
      -         Bájenle un poquito al aire acondicionado, porfa…
-         Cagó la impresora
-         ¿Cómo era la clave?
-         Cuando el gato no está, los ratones están de fiesta.
-         ¿Cuándo pagan las comisiones?
-         Deja todo lo que estás haciendo y ……………….
-         El único que se saca la cresta trabajando aquí, soy yo.
-         En media hora lo tengo listo.
-         Esta es la foto de mi chanchita.
-         ¿Está impreso el informe?
-         Estoy con la caña.
-         ¿Había reunión?
-         ¿Jugamos o no jugamos a la pelota este fin de semana?
-         La impresora está sin toner.
-         Llegué tarde porque había un accidente, en serio…
-         Lo quiero para ayer.
-         ¿Me marcai la tarjeta?
-         ¿Me podís hacer el turno?
-         ¿Me prestai cinco lucas?
-         No dormí nada anoche.
-         No me contesta nadie en la casa.
-         No puedo abrir el archivo.
-         Parece que alguien tiene la pensión en la morgue.
-         ¿Probaste apagando y prendiendo?
-         ¿Quién dejó las tazas sucias en la cocina?
-         Salgo un ratito, vengo altiro.
-         Se cayó el sistema.
-         ¿Se fue el Jefe?
-         Te lo mando por mail.
-         Tengo mucha pega.
-         ¿Tenís internet?
-         Trabajo pa’ puro pagar cuentas.
-         ¿Vamos a almorzar?
-         ¿Vamos a fumar un puchito?
-         ¿Vamos a hacer el amigo secreto este año?
-         ¿Viste el partido ayer?
-         Voy al baño.
-         Voy al Súper, ¿alguien quiere algo?

lunes, 1 de diciembre de 2014

HATERS (I)



No es que en nuestra era “a.i.” (Antes de internet) no hayan existido. Siempre estuvieron ahí, en sus atormentadas trincheras, estratégicamente camuflados. Las redes sociales les permitieron emerger y lo hicieron con mayúsculas, horrorosas faltas de ortografía y se convirtieron en una epidemia cibernética.
Petulantes profetas del odio implacable, a quienes el éxito, lo positivo o alegría del prójimo les genera bilis comatosa y, con o sin motivos, desatan su cosmos de blasfemias sin sentido.
Son los anti sistémicos encapuchados del espacio virtual. Los gringos los apodaron HATERS (odiadores). En psicología se les denomina cínicos hostiles.
Nunca sabremos quienes son, porque se ocultan, como vulgares gallinas, en cuentas falsas con nicks insultantes: ValeskaYampa, SoyBacánYqué o ErisunWeonPenca, aunque la mayoría utiliza el cobarde ANONIMO, para intervenir, donde sea, con sus habituales críticas lacerantes.
El claro objetivo de estos arrogantes, tiranos y perturbados personajes, es inundar internet de cicuta. Para ellos, lo único merecen quienes escriben blogs, suben videos, opinan en noticias y dialogan en foros, es un dinamitazo.
Cual pigmeos selváticos, dirigen sus sarcásticos dardos envenenados hacia un cantante, actor o grupo musical, otros se concentran en páginas o notas del ámbito futbolístico, político, algunos en el patriotismo exacerbado, series de TV, dibujos animados, y hasta se pueden ir en contra de la Madre Teresa, del Viejo pascuero o de la Caperucita roja, da lo mismo, hay hater para todo.
No importa lo que escribas, grabes u opines, ellos estarán siempre ahí, como un cocodrilo hambriento, sumergido en un pantano, esperando que aparezca su presa, para darte un tarascón con sus resentidos argumentos e improperios.
Estudian, escudriñan y desmenuzan todo, para decirte dónde te equivocaste, te iluminan con su sabiduría infalible de título honoris causa de la Wikipedia University, te aclaran dudas, te dan consejos, te ponen la manito hacia abajo y por último, te dejan un regalito de lo mejor que saben hacer: insultARTE.
¿Cómo combatirlos? : Sencillamente, ignorándolos. Si alguien no da la cara, no vale la pena molestarse en responderle. En un altercado, el silencio es el recurso más cruel y efectivo para neutralizar a un adversario y no hay nada más frustrante para un hater que su toxina no tenga feed-back.
A todos los haters dispersos por la red, les propondría una odiosidad de utilidad pública: que todo ese negativismo acumulado lo orienten hacia una finalidad positiva y tangible, que dirijan sus saetas emponzoñadas hacia personas que generan situaciones que todos odiamos: guerras, discriminación, bombazos, contaminación, politiquería, corrupción, nepotismo, farándula, consumismo, borrachos manejando, maltrato animal, en fin…hay bastante para odiar, y si nos unimos en una cofradía odiadora, manifestando nuestro malestar a sujetos, empresas, gobiernos o instituciones pertinentes, podríamos revertir muchísimas lamentables realidades en nuestra sociedad.
Si, ya sé, al redactar este artículo me he convertido en uno de ellos. Me declaro hater de los haters.

HATERS (II)

FRASES TÍPICAS DE LOS HATERS

Artículo basura.
Bestia
¿Cinco años de periodismo para escribir esto?
Cómprate una vida.
Copy and paste.
Dale un hijo, poh.
¿De cuál estai fumando?
Eeeeeeella, la…(palabrahueonaodiadora).
Eres una mierda.
Escoria humana.
Estimado: (estampan su opinión wikipédica, te dicen que eres un estúpido y…) saludos.
Esto lo escribió un periodista en práctica.
Esto es literatura de almanaque.
Esto lo copiaron de un artículo (y ponen el enlace)
Flaite culiao.
Fome la wea.
Gay detected.
Gorda asquerosa.
Gordo fleto.
Hácele un queque, poh.
Horribles las fotos, ni un brillo.
Hueón feo.
Idiota
Madura
Mátate
Monotemático, hazte ver.
Morbo puro.
Muérete
No me entra en la cabeza tu post.
Ojalá te violen.
Patético
Pobre tipo.
Psicópata
Puro photoshop.
Puta la wea fome.
Qué pena tu vida.
Superficialismo extremo.
Te falta comprensión de lectura. Lee de nuevo, porfa.
Toma tu (palabrahueonaodiadora) like.
Tu pobreza mental es lamentable.
Una mierda tu comentario.
¿Y…cuál es tu aporte?

sábado, 1 de noviembre de 2014

HALLOWEEN (I)

Halloween significa “all hallow´s eve”, palabra que proviene del inglés antiguo, y que significa víspera de todos los santos”, ya que se refiere a la noche del 31 de octubre, víspera de la fiesta de todos los santos. Sin embargo, la antigua costumbre anglosajona le ha robado su estricto sentido religioso para celebrar en su lugar la noche del terror, de las brujas y los fantasmas. 
Halloween marca un triste retorno al antiguo paganismo, tendencia que se ha propagado también entre los pueblos hispanos.
La celebración del Halloween se inició con los celtas, antiguos pobladores de Europa oriental, occidental y parte de Asia menor. Entre ellos habitaban los druidas, sacerdotes paganos adoradores de los árboles, especialmente del roble. Ellos creían en la inmortalidad del alma, la cual, decían, se introducía en otro individuo al abandonar el cuerpo, pero el 31 de octubre volvía a su antiguo hogar a pedir comida a sus moradores, quienes estaban obligados a hacer provisión para ella. El año céltico concluía en esta fecha, que coincide con el otoño, cuya característica principal es la caída de las hojas. Para ellos significaba el fin de la muerte o iniciación de una nueva vida.
Cuando los pueblos celtas se cristianizaron, no todos renunciaron a las costumbres paganas, es decir, la conversión no fue completa. La coincidencia cronológica de la fiesta pagana con la fiesta cristiana de todos los santos y la de los difuntos, que es el día siguiente (2 de noviembre), hizo que se mezclara.   
En vez de recordar los buenos ejemplos de los santos y orar por los antepasados, se llenaban de miedo ante las antiguas supersticiones sobre la muerte y los difuntos. 
Algunos inmigrantes irlandeses introdujeron Halloween en los Estados Unidos, donde llegó a ser parte del folclore popular. Se le añadieron diversos elementos paganos tomados de los diferentes grupos de inmigrantes hasta llegar a incluir la creencia en brujas, fantasmas, duendes y monstruos de toda especie.  Desde ahí, se ha propagado por todo el mundo.
El 31 de octubre por la noche, en los países de cultura anglosajona o de herencia celta, se celebra la víspera de la fiesta de todos los santos, con toda una escenografía que antes recordaba a los muertos, luego con la llegada del cristianismo a las almas del purgatorio, y que ahora se han convertido en una ensalada mental en la que no faltan creencias en seres fantasmales.
En los países de cultura mediterránea, en cambio, el recuerdo de los difuntos y la atención a la muerte se centra en el 2 de noviembre, el día siguiente a la celebración de la resurrección y la alegría del paraíso que espera a la comunidad cristiana, una familia de santos como la entendía san Pablo.
Diversas tradiciones se unen, se mezclan y se influyen mutuamente en este comienzo de noviembre en las culturas de los países occidentales.  En Asia y África, el culto a los antepasados y a los muertos tiene fuertes raíces, pero no está tan ligado a una fecha concreta como en nuestra cultura.

HALLOWEEN (II)

La calabaza fue añadida después, tiene su origen en los países escandinavos y luego regresó a Europa y al resto de América gracias a la colonización cultural de los medios de comunicación y películas importadas.
En los últimos años, comienza a hacer furor entre los quinceañeros mediterráneos y latinoamericanos, que olvidan sus propias y ricas tradiciones, para adoptar la hueca calabaza iluminada.  
En Halloween (de alhallow´s eve), literalmente la víspera de todos los santos, la leyenda anglosajona dice que es fácil ver brujas y fantasmas.  
Los niños se disfrazan y van (con una vela introducida en una calabaza vacía  en la que se hacen incisiones para formar una calavera) de casa en casa. Cuando se abre la puerta gritan: “trick or treat” (broma o regalo) para indicar que harán una broma a quien no les dé golosinas o dinero.
Una antigua leyenda irlandesa narra que la calabaza iluminada sería la cara de un tal Jack O´lantern,  que, en la noche de todos los santos, invitó al diablo a beber en su casa, fingiéndose un buen cristiano. Como era un hombre disoluto, acabó en el infierno.
Con la llegada del cristianismo, mientras en los países anglosajones tomaba forma la procesión de los niños disfrazados pidiendo de puerta en puerta con el farol en forma de calavera, en los mediterráneos se extendían otras costumbres ligadas al 1 y 2 de noviembre. 
En muchos pueblos españoles existe una tradición de ir de puerta en puerta tocando, cantando y pidiendo dinero para las “ánimas del purgatorio”. 
Hoy en día, aunque menos que antaño, se siguen visitando los cementerios, se arreglan las tumbas con flores, se recuerda a los familiares difuntos y se reza por ellos; en las casas se hablaba de la familia, de todos los vivos y de los que habían pasado a otra vida y se consumían dulces especiales, que perduran para la ocasión, como en España los buñuelos o los huesos de santo.
Mientras tanto, al otro lado del océano y al sur de Estados Unidos, la tradición católica llevada por españoles y portugueses se teñía de color propio en cada país americano, mezclada con los ritos locales pre coloniales y al folclore del lugar. Seguramente en Galicia se unen dos tradiciones: la celta y la católica, por lo que es esta la región de España en la que más perdura la tradición del recuerdo de los muertos, las ánimas del purgatorio, muy unidas al folclore local, y las leyendas sobre apariciones y fantasmas.   
En toda España perdura una costumbre sacrosanta que se ha introducido en los hábitos culturales: la de representar en esta fecha alguna obra de teatro ligada al mito de don Juan Tenorio. Fue precisamente este personaje, “el burlador de Sevilla o el convidado de piedra”, creado por el fraile mercedario y dramaturgo español Tirso de Molina, el que se atrevió a ir al cementerio, en esta noche, a conjurar las almas de quienes habían sido víctimas de su espada o de su posesividad egoísta.
En todas estas representaciones ritos y recuerdos pervive un deseo inconsciente, y más bien pagano, de exorcizar el miedo a la muerte, sustraerse a su angustia. 
El mito antiguo del retorno de los muertos, se ha convertido hoy en fantasmas con efectos especiales en los filmes de terror.
Una cultura de consumo que propicia y aprovecha las oportunidades para hacer negocio, sin importar cómo, Hollywood ha contribuido a la difusión de Halloween con una serie de películas en las cuales la violencia gráfica y los asesinatos crean en el espectador un estado morboso de angustia y ansiedad.    Estas películas son vistas por adultos y niños, creando, en estos últimos, miedo y una idea errónea de la realidad. 
El Halloween hoy es, sobretodo, un gran negocio. Máscaras, disfraces, dulces, maquillaje y demás artículos, son un motor más que suficiente para que algunos comerciantes fomenten el “consumo del terror”. Se busca, además, favorecer la imitación de las costumbres norteamericanas por considerarse que esto está bien porque este país tiene chapa de “superior”.                                    P. Juan Debesa Castro