sábado, 20 de junio de 2009

REUNION DE PADRES Y APODERADOS


“Cumplo con informarle que el próximo viernes, a las 18:00 horas, se realizará la reunión de Padres y Apoderados .Le recuerdo que, según nuestro reglamento, la asistencia es obligatoria, y la no concurrencia a dicha sesión amerita un día de suspensión para el alumno. Es primordial destacar la importancia en la puntualidad y de no traer menores consigo, para no entorpecer el normal desarrollo de la asamblea. Atte. El Profesor Jefe.”


Con esta sucinta redacción, o algo más o menos similar, en la libreta de comunicaciones, nos llega, a los sufridos progenitores, una de las tantas, “malas noticias” de la Escuela.
La nota es recibida con exacerbada consternación; porque, para qué estamos con cosas, nadie quiere acudir, por una o varias razones, porque la experiencia nos ha dejado un sabor amargo de las mismas y ninguno se quiere repetir un plato acerbo una infinidad de veces. Si todos odiamos las atormentadoras reuniones de trabajo en la Oficina, o cualquier asamblea laboral, mucho menos, después de trabajar, nos vamos a meter a otra, sobre todo, si en ésa, nos van a llenar la cabeza sobre los comportamientos “no tan santos” de nuestros vástagos en clases.
Para más remate, es una noticia de pésimo gusto, que al profesor se le ocurra, precisamente ese día, cuando Chile juega por las eliminatorias para el mundial de África, justo cuando está de cumpleaños la Malena y habíamos prometido ir a tomarnos unos tragos a su casa y cuando tenemos un resfrío de la patada, que ya bordea la influenza humana AH1N1, incrementando con ello los cuadros estadísticos y la psicosis colectiva que ha generado la endemoniada pandemia.
No es que para ausentarnos del compromiso de la Escuela de nuestro hijo inventemos excusas verificables y legítimas coartadas, no, pero, es que, justo ese día, por la cresta.
Dentro de todo, nos queda el consuelo que al mismísimo Profesor tampoco le agrada convocar a la sacrosanta reunión, porque él también quería ver el partido, está sufriendo congestión nasal alérgica y odia tratar con los Apoderados los mismos temas de siempre, además, a los Profes no les pagan horas extras. Sorry. Pero, las reuniones se deben hacer y nosotros debemos asistir.
A la gente que va allí, uno no los conoce. El único lazo que nos une es que sus hijos estudian con el nuestro y por ahí los niños son amigos, pero… ¿Nosotros? ¿Qué hacemos allí, sentados en los bancos de los cabros chicos mirándonos con sonrisas falsas y caras de yo no fui?...Pero, tenemos que estar. Como condenados a la horca, con rostros circunspectos, pero tenemos estar. El Profesor, en la comunicación, fue claro. O vienen o vienen. Punto. Tenemos que estar.
En la concurrencia, el noventa por ciento son “viudas”, porque los hombres o están trabajando o están “muy ocupados”, por lo tanto, está absolutamente asumido que los machos nunca asisten, jamás de los jamases: a las reuniones de Padres, a la Catequesis y al Mes de María.
A la hora convenida, como es su costumbre, el referido Profesor Jefe ingresa a la sala perdonando vidas. Un saludo seco, formal y con cara de “te pillé”, con la que acostumbra a intimidar a sus alumnos. Nosotros prudentes, atentos para responder presente cuando nombren a nuestro hijo.
El Profesor enumera las quejas: que los niños llegan sin las tareas, que no traen materiales para las clases, que son distraídos, desordenados, inquietos, etcétera. Que tenemos que organizarnos para el año escolar con la elección de una directiva, para luego formar el Centro General de Padres del Colegio y allí comenzamos todos acomodar el poto en la silla. ¡Por la miéchica!... ¡más reuniones!
Entre los Padres y Apoderados, están los que rechazan cualquier tipo de compromiso y los que desean ardientemente que los elijan para un cargo. Están los que presumen tener tanta plata que proponen una cuota de colaboración de veinte lucas mensuales y los que lloran miserias diciendo que no pueden pagar más que cinco gambas. Está el típico desubicado que no se saca, en toda la reunión, el celular de la oreja y la vieja cuica que no aguanta más y sale al pasillo a fumarse un puchito. Está la inconfundible madre aprehensiva, castradora y primeriza que, cuando le dan el informe de mala conducta de su retoño, lo defiende como si éste fuera el arcángel Gabriel. Salta la comadre que reclama porque su hijo llegó a la casa con piojos y la que insiste en que se le debe dar más tareas a su adorado tormento para que no esté toda la tarde pegado al televisor.
Al Profesor le emerge más humo de la cabeza que cuando está con los alumnos y trata de terminar con los desacuerdos con votación a mano alzada. ¿Se aprueba? ¡Si, mayoría gana!
Las reuniones de Padres y Apoderados, al final, son entretenidas. Se deberían llamar reuniones de Madres y Apoderadas. Ellas siempre ganan por mayoría.

9 comentarios:

Wolfang-sama dijo...

muy buen trabajo lucho.
te agrego algunas cosas de las reuniones...
1.-profe:vamos a hacer el paseo de fin de año..donde podemos ir, y no falta la vieja que tiene una empresa de viajes que quiere hacerse el pino,promete oro y da paja.

2.-profe:usted es el apoderado de gonzalez?...su hijo si sigue asi va a repetir, se lo advierto.

esas pueden ser, y te digo que en el caso de mi colegio, ni apoderados iban, siempre ran los hermanos o primos, porque los padres andan de viajes y cosas asi.

saludos

Wolfang-sama dijo...

olvide mencionar a la vieja que llega 5 minutos antes del final de la reunion.

DIAGUITA dijo...

Hola Camilo:
Gracias por postear y muy buenos tus aportes.Definitivamente enriquecen el artículo. Gracias.
Un abrazo
Memo

Anónimo dijo...

Hola Diaguita.. tb naci en los Mantos de Punitaqui..recibe un grande abrazo desde Canada...

DIAGUITA dijo...

Anónimo Mantino-canadiense: Sería interesante tomar contacto. Yo no tengo ancestros en Los Mantos o en Punitaqui, allí nací por circunstancias laborales de mi Papá...Mis abuelos maternos son de El Palqui y los paternos de Carén...Los Mantos fue una parada en la vida de mis padres...allí nacimos tres hermanos.
Gracias por postear y correspondo a tus saludos...cotterráneo... literalmente...
Un abrazo desde Córdoba, Argentina.
Memo

Anónimo dijo...

Hola Diaguita..Un saludo especial, tu blog es muy interesante,*Felicitacion*..sabias q el mineral Los Mantos no existe mas..Muchos mantinos estan en Punitaqui,Ovalle,Coquimbo y La Serena lo q se ellos se juntan para hacer actividades y son todos muy solidarios..Nosotros somos siete hermanos todos Mantinos ...Aqui en Canada estamos tres hermanos nuestro apellido es Gallardo..
Recibe un grande abrazo..

DIAGUITA dijo...

Coterráneo Gallardo:
Siempre que voy a Ovalle, me doy una vuelta por Punitaqui, primero, a comprar arrollado donde "El pobre flaco" (siguen siendo muy buenos)y luego seguimos a Pueblo, Delirio y, por supuesto, Los Mantos. Me da nostalgia el lugar. Siempre me he preguntado, si sacaron tanta riqueza de esa tierra, jamás se les ocurrió gastar unos pesos para dejar una linda plaza, calles pavimentadas o algo que sirviera a las futuras generaciones, como plantar lindos árboles, o qué se yo...que quedara algún vestigio del tremendo movimiento económico que generó la mina. Da pena...se llevaron todo, sacaron riquezas y no dejaron nada...
Correspondo tus saludos, los que hago extensivo a tus hermanos. Sé exactamente como se sienten, porque vivir fuera no es como estar en la tierra de uno. Un abrazo para todos, de este coterráneo Pate'perro.
Memo

Anónimo dijo...

Hola Diaguita mis mejores saludos para ti..deseandote al mismo tiempo un feliz anio 2010..repleto de paz,prosperidad,salud y alegrias junto a toda tu familia..
Un grande abrazo
Gallardo

DIAGUITA dijo...

Hermano Gallardo:
Me encuentro en Ovallito...vine a pasar las fiestas de fin de año y regreso mañana a Santiago...votaré en la segunda vuelta y regreso a la Argentina el 21 de este mes...sorry, se acabaron las vacaciones...Correspondo a tus saludos, los que hago extensivos a tus hermanos, diaguitas pate'perros, como yo... Punitaqui está muy lindo, se nota que llovió, huele rico a pimiento, algarrobo y brea...
Regreso como con dos kilos de más, luego de haber disfrutado de pan amasado diariamente y de todas las frutas de la zona...Ayer estuve por Tongoy...la paila marina estaba deliciosa!
Un abrazo y buenas vibras
Memo